istmo1-831x560

Anel Flores Cruz

Oaxaca, Oax. Con la idea de “energía limpia”, “desarrollo” y “progreso”, hace aproximadamente diez años, llegaron (con la anuencia de los gobiernos en turno) a una parte de la región del Istmo de Tehuantepec, empresas nacionales e internacionales con proyectos de construcción de parques eólicos. De ese tiempo a la fecha, y a costa de afectaciones ambientales, en el municipio de Juchitán se han construido aerogeneradores de electricidad administrados por empresas privadas.

La intención de continuar con la construcción de otros parques eólicos ha provocado que durante varios años surgieran, en el interior de varias comunidades, grupos de resistencia ante políticas de despojo y en defensa de su territorio y recursos naturales, los cuales, advierten, se verían afectados significativamente por encima de las ganancias económicas que genera a empresas trasnacionales.

Istmeño, viento de rebeldía

Hace casi tres años, Aléssi Dell´ Umbria, un hombre autodidacta (como él mismo se define) del sur de Francia, llegó a Oaxaca con la intención de profundizar un poco más sobre la comunalidad, conoció el Istmo de Tehuantepec, sabía de sus luchas de resistencia frente a los megaproyectos eólicos (“porque en Europa también se conocen esos horrores”) y decidió, junto con otros dos compañeros franceses que radican en San Cristóbal Chiapas, grabar, a manera de crónica, lo que sucedió en el trascurso de dos años.

La dimensión etnográfica y antropológica en la resistencia de los pueblos istmeños dio como resultado: Istmeño, viento de rebeldía, un documental que se cala en la razón y el sentimiento colectivo por la naturaleza, por la vida y por la conservación de los bienes comunes. El documental, que fue presentado el miércoles 14 de enero del presente año en la La Jícara, se convierte en un viaje que comienza en La Venta y continúa en Unión Hidalgo, San Dionisio del Mar, Séptima sección de Juchitán y se acaba en la colonia Álvaro Obregón.

“Apoyar la lucha en México y también en Europa contra los proyectos eólicos” es uno de los objetivos de Istmeño, viento de rebeldía, como señala Aléssi, por lo cual, este audiovisual se financió de manera independiente: “recibimos pequeño apoyo de mi región, después hicimos una llamada de suscripción (sic) en Francia y muchos compas nos dieron dinero, pero la verdad quienes han trabajado han trabajado casi gratis”.

Este documental, que se presentó en días anteriores en algunos lugares del Istmo de Tehuantepec, ha tenido diferentes reacciones, de acuerdo a Aléssi, “la gente del Istmo se puso muy contenta, aplaudieron mucho y me abrazaron, pero me sorprendió que en algunos momentos la gente se puso a reír en situaciones que yo no veía nada que reír, supongo que no hay nada más cultural que el humor”.

Después de la presentación del documental, algunos integrantes de la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco expusieron su indignación por la intención de despojo en beneficio de empresas trasnacionales, pero también por el acoso sistemático de las autoridades hacia quienes integran sus luchas.

“Esta lucha que hemos emprendido en la región del Istmo está llena de amor, pero también de coraje, porque decimos que la tierra es primero, porque sin el maíz, sin el mar, sin la tierra, ¿de qué nos vamos a alimentar? Aquellos poderosos, que son unos cuantos, ellos quieren alimentar a la industria eléctrica, nosotros queremos alimentar a nuestro pueblo”, señalaron.

unnamed-2099

Anuncios