Publicado el 6 de marzo de 2015

Por: Anel Flores Cruz

En México las mujeres representamos el 51.2 % de la población, somos un poco más de la mitad de habitantes en este país, formamos más de la mitad de todas las clases sociales y de los colectivos. Todas somos contemporáneas porque habitamos en tiempo y espacio el planeta, sincréticas, con descomunales contradicciones, algunas —muchas— por vivir intensamente entre la tradición y la modernidad; resignificamos constantemente nuestra identidad para adecuarnos a las condiciones del capital —a veces como propiedad privada—; somos diversas entre nosotras y también representamos la diversidad cultural que comprende nuestro territorio.

Somos humanas, como la otra mitad, pero también somos la otredad, porque ocupamos la posición de “lo otro” en la categoría de lo humano, porque en la lógica hegemónica, las mujeres seguimos siendo las carentes de derechos en contraste con los varones, porque más allá de formar parte de algunas minorías, también formamos parte de una mayoría excluida y no representada en el acceso a la educación, al poder, a la paridad política, a la riqueza, a salarios dignos, a la posibilidad de decidir sobre nuestros cuerpos y a disfrutar una vida libre de violencia.

Si bien la diversidad cultural es un derecho, debemos reconocer que este derecho no se vive igual para hombres y mujeres, por ello, no basta con reconocernos diversos, diversas, es preciso, además, desmontar los privilegios de género, sostenidos y reproducidos a conveniencia de un jerarquizante sistema socioeconómico (con rostro capitalista) donde las mujeres casi siempre salimos perdiendo: el patriarcado.

CARENCIAS Y NECESIDADES

¿Qué quieren las mujeres que viven en Oaxaca? las amas de casa, comerciantes, obreras, empleadas domésticas, profesoras, empleadas de oficina, profesionistas, académicas, científicas, artistas, estudiantes, desempleadas, las mujeres indígenas, las que no son indígenas, las casadas, las solteras, las madres, las que no quieren ser madres, las pobres, las ricas, las clasemedieras, las discapacitadas ¿Qué queremos las mexicanas?

No todas queremos lo mismo o no todas sabemos lo que queremos; quizás no todas nos hemos hecho esta pregunta. Pregunté a varias mujeres: ¿qué queremos?, ¿qué necesitamos?

“Necesitamos sentirnos seguras y capaces de poder ser lo que deseamos ser, de sentirnos libres, de poder caminar en la calle y no sentirnos ‘culpables’ de ser unas ‘provocadoras’”.

“Que no se nos descalifique, que no se nos tome como locas por opinar diferente o contrariamente”.

“Tener mejores empleos, mejores salarios”.

“Tener servicios de salud”.

“Tener tiempo para descansar”

“Querernos a nosotras mismas”

“Vivir sin machismo”.

“No permitir publicidad donde se nos ponga como objetos”.

“Amarnos entre nosotras”.

“Libertad para decidir, para caminar seguras, para crear”.

“Romper con las normas que nos han sido impuestas”.

LAS MUJERES: SUJETAS POLÍTICAS DEL FEMINISMO

El feminismo como movimiento planetario puede definirse de muchas maneras, con diferentes apellidos, con diferentes perspectivas, y con diferentes objetivos de acuerdo al contexto histórico, político y social, pero los sujetos políticos siempre han sido y son, hasta la fecha, las mujeres. Por ello, no podemos hablar de un Día Internacional de las Mujeres sin las feministas, porque la historia no podrá negar que muchos de los derechos de los que ahora disfrutamos las mujeres han sido productos de sus luchas, incluyendo el 8 de marzo, como un día en el que se hace conciencia de la opresión hacia las mujeres y se reconocen los desafíos y utopías.

Definirse como feminista en una sociedad machista puede representar un acto de sedición, pero para muchas mujeres ser feminista se convierte, además de un acto de conciencia, en un acto reivindicativo para todas las mujeres:

A continuación, algunas frases de feministas oaxaqueñas, a propósito de estas fechas:

“Gracias a la posibilidad de decidir que me ha dado el feminismo, he tenido la oportunidad de crecer, amar y disfrutar de manera plena, y de encontrarme con otras desde el corazón, como muchas generaciones de mujeres en mi familia no tuvieron oportunidad”. Aurea Ceja Albanés.

“El feminismo es una filosofía que transforma la vida de las mujeres, que las libera de las ataduras patriarcales y nos pone en el camino de la autonomía, es decir, la libertad real. Faltan muchas batallas que ganar en lo colectivo para llegar a ese lugar que se llama igualdad y que sí debe existir, no tengo duda.” Soledad Jarquín Edgar

“El feminismo nos interpela a todas las mujeres, por que el acceso al reconocimiento pleno de nuestra humanidad es reciente, ninguna queda exenta al sistema patriarcal que fomenta la misoginia, ninguna, aunque lo ignore”. Noemí Domínguez Gaspar

“Feminismo: No son los hombres ni es la conquista, no es el capitalismo ni la occidentalización, todo ello está afuera, más allá de lo que aquí hablo, está dentro de mí.” Laura Susana Chía Pérez.

“Las mujeres tenemos derechos que deben ser respetados todos los días, es seguir la apuesta desde el feminismo que busca alternativas de construcción de una sociedad más justa, a través del conocimiento, saberes y aportes de las mujeres, más allá del discurso, en acciones afirmativas”. Yamille Gómez Hernández

“Durante siglos el feminismo nos ha regalado a todas las mujeres del mundo la posibilidad de ser libres. No debemos dejar de reivindicarlo”. Tanivet Reyes

“Todas luchamos desde nuestra realidad, haciéndonos conscientes desde nuestro ser mujer, desde nuestro cuerpo, nuestros sentimientos y pensar. Cuando seamos mas conscientes de quiénes somos y reconozcamos nuestro valor, estaremos mas listas para decidir, actuar y seguir luchando por una realidad mejor” Jam Márquez

“Ahora me gusta ser mujer, porque me descubro y m reinvento todo el tiempo” Mary Carmen Ortega.

“En espacios con otras nos fortalecemos. Podemos tener muy claras las ideas, los pasos que necesitamos dar o a qué hombre no necesitamos, pero sin quien nos acompañe estamos pérdidas. El feminismo es parte de eso, pero no tiene que llevar esa etiqueta para serlo. Ante el bombardeo de imágenes, expectativas y violencias contra las mujeres necesitamos acompañarnos, curarnos y fortalecernos entre nosotras, eso en parte es lo que para mí ha sido el feminismo”. María la de algún barrio (pseudónimo).

“Durante todos los días de tu vida nadie será capaz de enfrentarse a ti, porque tus ojos son la lámpara de tu cuerpo, porque somos una misma, porque el entretejido de nuestras almas nos fortalece, nos da firmeza”. Ana Ortiz.

“Nací mujer en los tiempos del cáncer de mama, cuando el machismo mató a muchas hermanas, cuando fueron perseguidas como brujas las lesbianas, entre abortos clandestinos, SIDA y trata de personas”. Mare Advertencia Lirika.

“Nadie puede dudar de la opresión de las mujeres, porque hay evidencia de sobra para probarlo; pero no es conveniente para eliminarla disimular su presencia y aumentar a conveniencia su gravedad”. Norma Reyes Terán

“Pactar entre mujeres es el camino ineludible hacia la construcción de una sociedad igualitaria”. Rosario Villalobos Rueda.

“Debemos conversar más entre nosotras, construir juntas un mundo diferente, desde el propio reconocimiento, con igualdad, respeto y amor. Podemos recuperar el amor entre mujeres para crear sabiduría”. Laura Escobar Colmenares

“En este país ser madre y desarrollarte profesionalmente es prácticamente imposible. No existen condiciones para lograr ambas cosas”. Pilar Barzalobre Aragón

 

Anuncios